Esguinces

Los esguinces pueden afectar a cualquier articulación del cuerpo, pero se producen con mayor frecuencia en el tobillo. Generalmente, la evolución es satisfactoria, pero sin un adecuado tratamiento es posible que acabe empeorando o volviendo a repetirse.

El esguince afecta a los ligamentos en distinto grado, ya que puede haber una distensión o, en casos más severos, una rotura. Sea como sea, en el momento en que ocurre provoca dolor e inflamación en la zona afectada.

La fisioterapia nos ayuda a controlar los síntomas, reducir el dolor y aumentar la movilidad. También se ofrecen herramientas enfocadas a evitar que vuelvan a ocurrir, para lo cual es esencial un correcto tratamiento y asesoramiento.